29 de julio de 2011

#2

El invierno acababa de decir adiós y la primavera empezaba a asomarse por debajo de un cielo todavía nublado. Era un día raro, no hacía frío pero tampoco calor. Un día de esos en los que no sabes si coger cazadora o no. En estos casos nunca suele tener dudas, así que salió de casa con su cazadora. Una chica del norte está acostumbrada a la lluvia, pero no al frío que hace en Madrid cuando hace frío. Cinco minutos para un café y para que el camarero haga bromas matutinas ¿prefieres desayunar percebes? A veces las cosas son curiosas, pero esa frase consiguió alegrarle la mañana. Quien le iba a decir que encontraría un lugar en el mundo en ese bar escondido en la calle Eguilaz que ni siquiera hace esquina. Un par de caladas rápidas a un cigarro y la carrera diaria hacia el metro para no llegar tarde, pero ese día tampoco lo consiguió y cuando llegó a la facultad la clase ya había empezado. Se sentó en la última fila con dos Des y una A. Todas las mañana se preguntaban que hacían ahí sentados mientras A. hablaba de peces y M. odiaba todo contando los minutos que le faltaban para poder salir a fumarse un cigarro en condiciones. A las 10:51 el profesor les dejó salir y bajaron los cinco pisos corriendo. Era el día más normal del mundo.
La puerta de la facultad estaba sobrepoblada, como siempre. Había alguien a lo lejos con un cigarro apagado en la boca y una camiseta de Pete Doherty. 
¿Tienes fuego? - preguntó.
A las 10:54, todo cambió para siempre.

3 comentarios:

  1. Hermosa !! te deje n regalo en mi blog !!
    Bonito texto , chika poeta!

    ResponderEliminar
  2. y entonces dijo A...tia ese no va a traer nada bueno! jajajaja

    ResponderEliminar